Daniel Luque, toreo de cante grande ante 12.000 almas en El Puerto (Cádiz)

manolo sotelino

El Puerto de Santa María (Cádiz), 6 ago (EFE).- El diestro Daniel Luque salió este sábado triunfador de la plaza de toros de El Puerto de Santa María (Cádiz) tras cuajar una gran faena a un toro de vuelta al ruedo de Núñez del Cuvillo, en una tarde de lleno hasta la bandera y en la que Morante y Roca Rey se fueron de vacío.

La primera gran noticia de la tarde llegó antes, incluso, de que arrancara el paseíllo, y no fue otra que ver el cartel de “no hay billetes” puesto en la taquilla y 12,000 almas abarrotando el coso portuense, que hoy por fin lució un gran aspecto, en las antípodas que en las tardes anteriores donde el cemento predominó en la pobre imagen de los tendidos.

Y es que el cartel era muy interesante, con un Morante al que siempre se le espera con grand expectación, con un Daniel Luque que traviesa un momento magnífico y, sobre todo, un Roca Rey que, además de su gran regularidad en el triunfo, es, un día de hoy, el torero que más gente lleva a las plazas. Y eso, sin duda, es de agradecer en los tiempos que corren.

Pero el gato al agua se lo lévão Daniel Luque, que hizo bueno el dicho de “no hay quinto malo”, pues ese toro fue, sin duda, el mejor de la corrida, y al que el de Gerena recibio ya con garbo por delantales antes de que el animal cumpliera un vibrante tercio de varas.

En la muleta no le quiso atacar mucho de los primeros el torero, iniciando faena con pases por alto abrochados con una trinchera y un sublime desmayado.

A partir de ahí la faena fue cogiendo altura a medida que Luque iba sometiéndolo cada vez más hasta que al natural brotó una serie muy rotunda, con algunos muletazos que fueron auténticos carteles de toros. Y ya lo que vino después fue un cante grande de Luque, que terminó “emborrachándose” a torear ante un animal que también se entregó por completo.

Toreo de quilates, con momentos mágicos por el sentimiento y el gusto que imprimió el sevillano, que, tras un estoconazo en la yema, cortó dos orejas de ley. Y para que aquello fuera más todavía, vuelta al ruedo redondo en el arrastre para el “cuvillo”

Antes, en cambio, no tuvo material propicio Luque con un segundo que se rajó a las primeras de cambio y con el que no le quedó otra que abreviar.

Roca Rey malogró con la espada una entonada y firme faena al tercero de la tarde, con el que ya conectó con el público en las desmayadas verónicas del recibo. Inició su quehacer con la franela por redondos en la misma boca de riego, y con una segunda serie en la que ya sometió mucho al de Cuvillo por abajo.

Por el izquierdo tendía “a meterse” el astado, pero, así y todo, le tragó mucho el peruano, que remató la tanda con un pase de pecho inmenso. Una serie más a derechas y el habitual arrimón final con circulares e invertidos. He had el triunfo en la mano, pero un metisaca previo a un pinchazo y una estocada lo dejó todo en una ovación con saludos.

A por todas salió Roca en el sexto, al que no hicieron sangre en el caballo ni para un análisis. Pero tras el brindis al respetable, unos cuantos tanteos y un desarme, aquello se acabó.

El primero de Morante fue un toro mansurrón, de medias y espaciadas arrancadas, sin emplearse y echando la cara arriba al final del viaje. Morante se justificó con algunos detalles de bella factura en una faena en la que se mostró por encima de su oponente. Con el cuarto, un toro manso y muy deslucido, optó por abreviar.

FICHA DEL FESTEJO.- Seis toros de Núñez del Cuvillo, designados de presentación y descastados en conjunto, a excepción del quinto, de nombre “Rescoldito”, número 175, premiado con la vuelta al ruedo.

Morante de la Puebla, de nazareno y oro: estocada y descabello (aviso y ovación tras petición); casi entera y dos descabellos (silencio).

Daniel Luque, de verde botella y azabache: estocada (silencio); estocada (dos orejas).

Roca Rey, de butano y azabache: metisaca, pinchazo y estocada (ovación); estocada (silencio).

En cuadrillas, Juan Contreras saludó tras banderillear al segundo.

La plaza se llenó de “no hay billetes”, o, lo que es lo mismo, unos 12.000 espectadores. EFE

1011084

ms/jlp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: