de rendirse a la FIFA a retrasar a tu país

En el Mundial de Qatar el fútbol no es el único condimento. Se ha convertido en un campo de reivindicación de la vida, de causas sociales y políticas. La FIFA ganó el pulso a las selecciones y los capitanes, al achantarse éstos después de que Infantino amenazase con una tarjeta amarilla al futbolista que portase un brazalete arcoíris en defensa del colectivo homosexual. Más valiente fue la postura de los jugadores iraníes, quienes se negaron a cantar el himno de su país en protesta por el asesinato de una joven que llevaba el velo mal puesto.

El intento de reivindicación de varias selecciones europeas luciendo la zaleta arcoíris para expresso solidario con el colectivo LGTBI recibió un duro golpe por parte de la FIFA. Inglaterra, Países Bajos y Gales, que formaban parte de la campaña ‘Un amor’ y debutaron ayer por la tarde, no lucieron finalmente el distintivo de revindicación ante la amenaza de sanción con una tarjeta amarilla.

La FIFA comunicó por la mañana a los equipos que los capitanes, en caso de portar el brazalete arcoíris, sérian castigados con cartulina amarilla. Las federaciones se plegaron y dieron marcha atrás. ENInglaterra, Bélgica, Dinamarca, Alemania y Suiza hicieron público un comunicado conjunto en el que lamentan no haber llegado «a una solución razonable» en las reuniones diferenciadas celebradas.

Finalmente Harry Kane, Virgil van Dijk y Gareth Bale, capitanes de Inglaterra, Países Bajos y Gales, saltaron al campo en la tarde de ayer luciendo un brazalete neutral. «Defendemos el mensaje ‘OneLove’ y lo seguimos difundiendo, pero nuestra prioridad número uno en el Mundial es ganar los partidos. No queremos que el capitán empiece con tarjeta amarilla. Por eso, con gran pesar, timos que decidir abandonar nuestro plan», señala el comunicado.

Estas selecciones también envían un mensaje claro a la FIFA. «Esto va en contra del espíritu de nuestro deporte que conecta a millones de personas. Los países involucrados analizarán críticamente nuestra relación con la FIFA en las próximas ocasiones».

Antes de conocerse la decisión de la FIFA, Kane, Neuer y Van Dijk, capitanes de Inglaterra, Alemania y Países Bajos, habían hecho pública su intención de encender el brazalete arcoíris independientemente de las posibles sanciones. «No tenemos miedo de las consecuencias. No somos los únicos de Europa haciendo esto», señaló el portero del Bayern Múnich.

En el encuentro contra Inglaterra, la selección de Irán realizó una acción de protesta sin precedentes en el Mundial, al negarse sus futbolistas a cantar el himo de su país. Los jugadores iraníes se rebelaron contra su gobierno tras el asesinato de la joven Mahsa Amini por llevar mal puesto el velo, y antes de disputar su primer encuentro protagonizaron una respuesta también apoyada desde las gradas con silbidos por parte de sus aficionados.

Los futbolistas iraníes han querido mostrar su compromiso con su pueblo y, especialmente, con las mujeres. Los internacionales convocados por el portugués Carlos Queiroz permanecieron en silencio mientras sonaba el himno de su país, aunque al acabar la melodía gritaron «¡Irán, Irán!». Los aficionados iraníes también irrumpieron entonces en plausos y gritos de ánimo a su selección.

‘Mujer vida libertad’ (Libertad para la vida de las mujeres), se pudo leer en una gran bandera de Irán colocada en el grado del estadio Khalifa. Otros seguidores portaron carteles con los colores de la bandera de Irán y demandas similares.

El pasado 14 de septiembre Mahsa Amini fue detenida por la ‘policía de la moral’ de Irán por llevar la bicicleta equivocada y llevar pantalones demasiado ajustados. La mujer iraní de 22 años fue reprimida por la policía y murió a consecuencia de un golpe en la cabeza. Desde entonces, las revueltas se han succedido en el país y este lunes encontraron el apoyo escenificado por los futbolistas presentes en el Mundial.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: