El Teruel roza la proeza en la Copa del Rey ante Las Palmas pero acaba cayendo (0-1)

El CD Teruel rozó la hombrada en la Copa del Rey. Magnífico partido de los de Víctor Bravo, que fueron capaz de aguantar 55 minutos a Las Palmas, pero terminaron cediendo ante un equipo de enorme calidad que se valió de un certero de Pejiño para disipar las dudas generadas durante la primera mitad y llevarse la eliminatoria (0-1). Gran ambiente en el campo Pinilla, con una afición entregada con su equipo.

Pese a que tanto Víctor Bravo como García Pimienta -conscientes de que su verdadera guerra está en la competición liguera- introdujeron rotaciones en sus inicios iniciales, la magnitud del susto no le acusó.

Tan solo los pases iniciales del encuentro fueron de toma de contacto, con Las Palmas moviendo la pelota con menos precisión y velocidad de lo que solía ser. A partir de ahí, las ocasiones se sucedieron por ambos bandos.

El primero de los canarios llegó en el minuto 8, con un pase en profundidad que sorprendió a Lucho y Manchón, y no lo aprovechó un Ale García que cayó en la vaselina en la salida rápida de Rubén.

Seguidamente, el Teruel contestó con una doble ocasión de Cabetas. Una vino a la salida de un córner, en el minuto 11 y con un soberbio cabezazo que se estrelló en el larguero; y la otra acción seguida, con otro testarazo que esta vez hizo intervenir al meta Domínguez.

Estos acercamientos espolearon a los rojillos. Entre el minuto 15 y el 30, llegaron los de Víctor Bravo para debatir la iniciativa en Las Palmas gracias a una firme defensa en bloque bajo, con un 5-4-1 con Emaná como único hombre adelantado, y sabiendo usar con inteligencia cada una de sus posesiones.

El propio Emaná conseguía abrir la defensa visante con continuas rupturas a la espalda, con Artemio como mejor socio partiendo desde la izquierda, y a Las Palmas le costaba recuperar el balon. Tanto, que su siguiente acercamiento de cierto peligro no llegó hasta el minuto 38, con un chut lejano de Peñijo que se perdió cerca del poste.

El Teruel había sabido aguantar con menos sufrimiento la primera mitad del primer tiempo, y el resto de la recta, a pesar de que Las Palmas consiguió encerar a los locales con balones colgados desde las bandas, no fue distinto. La fuerza de Fran, Cabetas y Sanchís en su propia zona destruyó todos los acercamientos de los isleños.

Ya en la segunda mitad, tras un respiro en el que Víctor Bravo y García Pimienta dieron entrada a dos titularísimos como Kevin Lacruz y Sandro, el Teruel siguió esperando en su campo, pero concediendo más espacios interiores que, ahora sí, obtuvieron a ser bien utilizado por Las Palmas.

De esta forma llegó el 0-1 en el minuto 55. Los canarios movieron bien el balón para encontrar a Pejiño en la frontal y éste no dudó conectó un potente zurdazo al muñón del poste antes de que Rubén pudiera hacer nada.

Con el marcador a favor, ya pesar de que Fran estuvo a punto de empatar en la siguiente acción con otro cabezazo deviado por Domínguez, Las Palmas se hizo con el control del partido. Álvaro, Lemos y Sandro -hasta que cayeron heridos y tuvo que ser reemplazado por Álex Suárez- conectaron por dentro; las bandas, sobre todo la izquierda con Óscar Clemente, comenzaron a tener mayor profundidad; y los amarillos hicieron correr al Teruel tras el balón hasta hacerles acusar un claro bajón físico.

Foto del partido de Copa del Rey, Teruel – Las Palmas
Jorge Escudero

Bravo refresco el equipo en el 66, dando entrada a Guille, Villa y Tena en lugar de Redolar, Emaná y Borja Romero, pero al Teruel le siguió costando mucho recuperar y salir. El esfuerzo realizado durante el primer tiempo hizo mella y, con todo, Dani Villa tuvo otra opción de igualar de cabeza en el 70. Iba ser la ultima clara de los locales. La recta final del duelo transcurrió entre posesiones largas de Las Palmas, de escaso peligro salvo falta de Lemos, y acercamientos isalados del Teruel a balón parado.

Ya en el tiempo de descuento, el portero Rubén subió rematar a la desperada el último córner, desbaratado por la zaga visitante. Era la muestra final de la valentía de un Teruel que rozó la proeza. Pinilla despidió a los suyos con una tremenda ovación y el cásped, a pesar de las advertencias por megafonía, se llenó de chavales en busca de una foto o un autografó. Cosas de la Copa del Rey, de un torneo que ayer volvoí a llenar, cuatro años y medio después, las gradas de Pinilla.

Módulo mam de marcador de posición

Así contamos el Teruel-Las Palmas, partido de Copa del Rey

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: