Hodeg: “Los médicos no creían que volverían a montar en bici”

Supervivencia. Es lo primero que se piensa tras sufrir un accidente. Lo demás queda en un segundo plano. Carrera, aviones. Lo importante es seguir viviendo y poder hacerlo bien. Lo que pasó con Álvaro Hodeg tras el accidente del 18 de diciembre de 2021 fue algo así. Lo único, seguir viviendo.

Tras hacerlo llego el otro proceso. El de estar vivo, pero con calidad. Doce operaciones. Cirugías en las que le enderezaron los huesos del tobillo, de la muñeca y del hombro con varillas que salían de su cuerpo. Pero nada se compara con un diagnóstico negativo. Los medicos le dijeron que no podia volver a caminar. Similar, seguir adelante y pensar en que, de todas formas, la vida podría darle una segunda oportunidad.

Esa chance de seguir en el mundo estuvo acompañada de dolor, sufrimiento y mucha disciplina. Además, de amor. Su familia, amigos y el UAE Emirates lo roderon para dejar de lado el diagnostico medico y viviera el milagro que se hizo latente en su cuerpo después de un año. No solo volívo a caminar sino que también volvoí a la bicicleta. La tormenta terminó.

Hodeg habló con As Colombia y contó la historia del calvario camino a la luz, el apoyo que tuvo de él Tadej Pogacar y lo que soñaba cuando volviera a la competencia. Joxeán Fernández Maxin, director de EAU. lo invite al campamento de su equipo en diciembre y alli se reencontrará con sus compañeros.

¿Qué sentido tiene tras volver a la bicicleta?

“Felicidad. Obvio me he sense mal en la bici porque llevo casi un año sin montar y sin hacer ejercicio, pero estoy feliz de estar otra vez haciendo ejercicio, compartiendo con amigos, de salir a montar bici que es lo que más me gusta. Solo tengo felicidad y cosas lindas que me han pasado estos días en bicicleta“.

¿Qué le ha dicho la gente en la carretera?

“La majoja de los compañeros se han quedado impresos porque todos me dicen que no parece que llevara un año sin montar, incluso yo me siento muy bien, no sé si de tantas ganas que tenia de montar, pero muy feliz. Los compañeros impresos, riéndonos todo el día, entrenando, obviamente no tan duro porque me cuesta, pero ahí vamos de un poquito”.

¿Cómo fue el proceso?

“Hubo días bastante duros porque muchos pronósticos no fueron los mejores o los que más queríamos escuchar. Muchos médicos suponían que no volvería a caminar, decían que me olvidaría de la bicicleta. Yo debería pensar volver a la vida normale a mitad de año y me tivenon que operar cuatro veces más entonces fue un año difícilmente mentally más que deportivamente porque I queria volver hacer mi vida normale.

Ya ruedas casi llevaba un año en la cama, andando en silla de silla y eso no se lo deseo a nadie. Cuando una persona es activa, o así no lo sea, el simple hecho de estar encerrado es bastente duro. Gracias a Dios tuve a mi familia y ellos me acompañaron. Gracias a ellos pude salir de ese hueco”.

¿Cómo fue el asimilar que de pronto no volvería a caminar?

“La verdad es que soy una persona que se aferra mucho a Dios y desde que me accidenté puse todo en sus manos. Cuando los diagnoscos eran malos, siempre pensaban en que todo pasaba por algo y que si él quería que volviera a poner a caminar o si él quería ponerme en la bici, iba a ser su voluntad. Viví un milagro porque los médicos no creían que iba a estar montando en bici y ayer hice casi 140 km en la bicicleta y creo que el tobillo, que se supone era lo que más me iba a incomodar no me dolió. Llegué muy cansado, pero no hubo molestias. Si todo sigue así debería estar compitiendo el próximo año”.

“Muchos médicos supónían que no volvería a caminar, decían que me olvidaría de la bicicleta”

¿Quién más estuvo acompañandolo?

“Tengo candidad de personas que estuvien siempre pendientes de mí, el equipo UAE Emirates también fue un apoyo fundamental porque yo tuve el accidente en diciembre y ni siquiera había comenzado el contrato. Ellos me podrienne haber despedido de una vez, pero me esperaron y me van esperar todo el año que viene. Tengo esa motivación de estar ahí, de todavía tener un contrato, de tener la posibilidad de volver a competir en Europa.

Si el equipo me está esperando es porque me quieren, sienten que soy bastante importante y siempre estaban pendientes de mis compañeros del equipo. Pogacar, por ejemplo, cuando estaba en el Tour de Francia a veces me llamaba y eso me llenaba de motivación. Rigo vino a visitarme, mis compañeros más cercanos con los que yo ando, mi hermanito creo que es indispensable porque es la persona más cercana y es al que le ha tocado todo el proceso difícil. Es una persona muy fuerte de cabeza y gracias a él pude sobrellevar los momentos más difíciles”.

“Pogacar cuando estaba en el Tour a veces me llamaba y eso me llenaba de motivación”

¿Pensó en retirarse?

Sí claro, muchísimas veces se vienen a la cabeza esos pensamientos. Más que todo cuando recién sucedió el accidente yo me vi todas las piernas con los huesos desbaratados y pensé que no iba a volver a caminar. Ahí el deporte pasa a un segundo plano. Yo solo deseaba estar de pie y no estar en silla de ruedas porque soy una persona muy activa y me gusta hacer deporte. Cuando los médicos me dijeron que me tenía que operar el tobillo, el calcáneo, una infinidad de cosas en el pie porque lo tenía destruido, solo deseaba volver a caminar, estar con mi familia bien y disfrutar de la vida, hacer ejercicio. No pensé mucho en la bici en ese momento, la verdad”.

¿Qué viene ahora para usted?

“Fueron 10 meses en los que no hice nada de ejercicio entonces creo que es un proceso de adaptación casi que desde cero. Empezar a sumar kilómetros en bici, gimnasio también en las piernas para recuperar la masa perdida, para evitar lesiones. No puedo empezar tan fuerte porque me puedo lesionar. Me falta mucho tiempo para volver a estar ahí, puedo hacer 4 horas, pero amanezco muy adolorido, me dan calambres. Falta un proceso de adaptación, creo que el otro año puede estar funcionando. No sé si a mitad de año, de pronto antes, pero esas son las fechas estimadas si todo sigue como va”.

¿Qué dijo Maxi? (Director deportivo de los EAU)

“Casualmente cuando vio el video que subí me llamó a decirme que estaba súper feliz y que no se esperaba que estuviera montando tan bien. La verdad nadie se esperaba verme montando tan bien, ni yo mismo. Hice ya un entrenamiento con una subida un poco dura y me siento súper bien, increíble.

Me pregunto si quería ir a la concentración del equipo en diciembre y claro que sí, le dije que me quería ver con mis compañeros porque solo estuve en una concentración con ellos y no los pude saludar más. Voy a viajar a Europa para estar con ellos, saludarlos, darles un abrazo y si puedo, montar en bici muchas horas con ellos. Hasta donde pueda”.

“Voy a viajar a Europa para estar con mis compañeros, saludarlos, darles un abrazo”

Después de todo lo que ha pasado ¿Quál es su sueño?

“El día que pueda alzar los brazos. Esta semana tuve el día más hermoso de mi vida cuando comencé a sentir el aire en el camino. Lloré como niño chiquito porque hasta que a uno no le pasan estas cosas no aprende a valorar los pequeños momentos y lo que vive en el día a día. Cuando vuelva a zar los brazos va a ser otro día súper especial porque me lo debo a mí personalmente. Es un reto que tengo, y se lo voy a deber también a mi familia y al equipo que me ha estado apoyando y esperando este tiempo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: