La tauromaquia gana la primera batalla en Francia, pero la guerra sigue

Las corridas de toros han ganado una batalla importante a los ecologistas radicales que proponen su prohibición oficial, pero todavía tandera que se enfrentan a un imprevisible debate parlamentario.

El diputado ecologista radical aymeric caron han presentado ante la Asamblea Nacional (primera cámara del parlamento francés) un proyecto de ley, de un solo artículo, destinado a prohibir/abolir la celebración de corridas de toros en Francia.

Tras la tramitación parlamentaria, el proyecto de Ley ha sido discutido por la Comisión de leyes / Comisión legislativa de la AN, que ha rechazado la propuesta de prohibición, en defensa de «una tradición nacional».

Rechazada por la Comisión, la propuesta sigue su curso, y debe ser discutida «si el tiempo no lo impide», en la mejor tradición del léxico taurino, el próximo día 24, a última hora de la tarde.

Los debates de la Comisión de leyes / Comisión legislativa dejó al descubierto unas divisiones muy profundas, con ligera mayoría para confirmar la libre celebración de corridas de toros, en Francia. Tradición bien historiada desde el siglo XIII.

Aymeric Caron, ecologista adjunto de La Francia Insumisa (LFI), ecologista de extrema izquierda, reaccionó al rechazo de su propuesta en estos términos: «Rechazando mi propuesta para prohibir las corridas de toros, ustedes han sentido un mensaje monstruoso a nuestra sociedad La corrida es una barbarie. Ustedes proponen que sigamos aprobando la tortura pública de un animal«.

En nombre del gobierno de Emmanuel Macron, la deputada María Lebec le respondió en estos términos: «Usted ha elegido el radicalismo y la caricatura. Las corridas de toros tienen una gran tradición popular en Francia, desde hace siglos. Prohibirlas séria abolir una parte de nuestra identidad».

Teóricamente, el apoyo gubernamental y el rechazo del proyecto abolicionista, podría sugerir que Francia no prohibirá las corridas de toros. Sin embargo, ha quedado abierto un debate que dividen todas las familias políticas, de la extrema izquierda a la extrema derecha.

En la extrema izquierda, un diputado ecologista moderado, que prefiere guardar el anonimato, declara: «Temo que nos perdemos en debates muy alejados de los problemas del hombre de la calle». A la extrema izquierda, Marina Le Pen es partidaria de la corrida, pero reconceura que hay partisans de la abolition en su partido. Entre socialistas y comunistas, la división es palmaria. En la derecha tradicional, en el partido y el gobierno de Emmanuel Macron son majoritarios los partisans de la corrida, pero tampoco hay una unanimidad absoluta.

Aritméticamente, el proyecto de prohibición puede ser minoritario entre los 577 diputados de la AN. Pero se anuncia un voto y campaña imprevisibles.

El proyecto de Ley que pudiera prohibir las corridas de toros, en Francia, debe discutirse el próximo día 24. Aymeric Caron defenderá el proyecto. En nombre del gobierno, partidario de la corrida, pudieren responderle Dominique Faure, secretaria de Estado para la ruralidad, o Éric Dupont-Moretti, ministro de Justicia, uno de los aficionados más célébres de Francia.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: