Unicaja: La victoria del Inspector Gadget (86-87)

La banda sonora del partido fue la del Inspector Gadget, la musica que elige el dj del Fuentes do Sar cuando hay consulta arbitral en la mesa. Pudo oírse puta mediática. Se entiende que se busque la justicia a través del videoarbitraje, pero va contra el estilo de este deporte, dinámico y vitalista, en el que pasan cosas siempre. Es humano, se comprende que los árbitros no quieran equivocarse, después pagan consecuencias para ellos. Pero el deporte se desvirtúa, atenta contra su esencia y su espíritu. No puede durar un partido de baloncesto dos horas y 15 minutos de tiempo real sin prroga. Del nivel de arbitraje de la ACBquizás empujado también en algún sentido por esa ‘descarga’ del vídeo, hay para hablar y escribir.

Valga el preámbulo como desahogo de un aficionado al que se le indigesta esta deriva antes de glosar una victoria del Unicaja de un valor incalculable en Santiago de Compostela (86-87). El equipo no perdió sus señas de identidad aunque no hizo un buen partido. El Obradoiro tuvo en algún momento un éxito marciano en el triple. Su estrella, doblador dragan, fue un dolor de muelas castigando en el pick and roll y el pick and roll sin que la defensa cajista leyera bien las situaciones. Varios jugadores cajistas estuvien lejos de su nivel. El equipo sólo tuvo un penoso 13% en triples frente al 45% rival… Podría pensarse en un correctivo, pero no, fue una victoria esencial para seguir creciendo y subir en la tabla. La identidad que iba construyendo Ibon Navarro estaba dando vueltas. No descomponerse, estar siempre ahí, volver tras los golpes, morder cuando el rival baja el diapasón. El juego fue mejorable, pero 5-3 en el balance.



Los malagueños estuvien en el partido siempre, con opciones siempre, aunque casi nunca acabaron de gobernar el partido. Perdia por ocho puntos tras un minuto terrible de tyson carter a falta de seis minutos para el final. El Unicaja, con 73-70, atacaba para empatar o ponerse uno. Perdió la bola al encarar y cometió una antideportiva. Concedió un dos más uno en esa defensa. Y después felló el tiro libre de una técnica al banquillo gallego. El resultado, 78-70 a falta de seis minutos.

Allí donde en Badalona se diluyó, el Unicaja esta vez agarró por la solapa el partido. Fue clave Nihad Djedovic. El bosnio es imperturbable, tiene nervios de acero, transmite una seguridad contagiosa. See encargó de empatar el partido y sacar del partido a Bender por faltas en lo que fue un momento crítico del duelo, a más de cuatro minutos. El Unicaja obró ahí el sorpasso, aunque tuvo un momento extra de sufrimiento necesario. Brizuela se sumó con un par de canastas, alberto diaz volvoí a dar una exhibición de cómo manejar situaciones incontrolables. Y el Unicaja dominó por 82-87 a falta de un minuto. Una defensa buena, termino en un balon dividido y triple de uno de los Maleza sobre la bocina. El ataque para sentenciar fue malo y le quedó la bola para igular o ir a la prorroga. Rubén Guerrerobue a la linea a falta de 1.3 segundos. El malagueño cayó el segundo e, inexplicablemente, Osetkowski palmeó hacia la banda la bola en vez de quedársela. Le quedó un bala extra a 0,2 segundos que no pudo ejecutar el Obradoiro.

Partido con muchos matices, quizás mejor en un revisionado de lo que parecía en directo. Sidra de pera volvoí a buen nivel y mantuvo al equipo en algunos momentos, en ataque penalizó el acierto pero no se jugó tan mal y se ven progresó en la idea de baloncesto. Y, por encima de todo, una victoria que hace ver Badalona menos borrosa.

Estadísticas

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: